Seguidores

18 de marzo de 2016

CARTA A TI, MIEDO






Querido miedo,
no tengo miedo de dirigirme a ti porque estoy segura que cuando de mí te vayas, emprenderé el camino hacia mi confianza y seguridad.
Hace mucho te incrustaste en mí y te he llevado como parte natural de mi ser; pero reconozco que no eres yo, que no soy yo y que por ello puedo hacer que te vayas y ser yo misma.
Te puedo ver, te puedo sentir; pero no me puedes dominar.
Has estado estacionado en mi ser haciendo que pierda grandes oportunidades, o pequeñas pero intensas.
Desde ya, deseo aprovechar cada oportunidad que se me presente y que no me domines a la hora de tomar una decisión.
Soy libre, te reconozco y sé que puedo estar sin ti.  Ya sé que vendrás en el momento menos oportuno a incordiarme; pero ya soy libre de dejarte permanecer o abandonarte.
Ya no deseo llevarte a mi lado; deseo la esperanza como compañera de camino, compañera que tratas de sabotear para que se aparte de mi camino.
¿Sabes? No existes solo tú, miedo. Existe la confianza y la esperanza, las he visto, cosa que no me dejabas ni ver.

Ya me despido miedo, aunque sé que tratarás una y otra vez de no dejarme ver la claridad y el camino; pero ahora ya soy consciente de tu objetivo y no voy a permitir que te instales en mí como hasta ahora has hecho.
Ahora, quiero probar a ser yo misma, sin ti, y cogerme de la mano de la esperanza y la valentía que existen, ¿sabes? ¿Acaso crees que no me había dado cuenta de su presencia?
Ya no me dominas, ahora soy yo quien elige si dejarte entrar o dejar que pases de largo.
Ya no me dominas, ahora soy yo quien elige si dejarte entrar o dejar que pases de largo. Y eso deseo, que pases de largo de mi vida que me ya me has robado mucho tiempo y muchas oportunidades.
¿Miedo? Ya no. Miedo tendría de nuevo de no darme cuenta de esto y vivir otra nueva etapa contigo sin ser libre de echarte fuera de mi vida.
Estoy segura de lo que hago, miedo. Muy segura. Algo que no tenía cuando me has robado durante años mi ser.


Autora: Rosa Mª Villalta Ballester

9 comentarios:

AMBAR dijo...

No se me ha ocurrido nunca escribirle al miedo.
Tal vez sea una buena terapia sacar ese sentimiento al aire para arrancarlo de dentro.
Y así poder seguir adelante con plena confianza en la vida.
Un buen fin de semana y un abrazo.
Ambar

Carmen Silza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carmen Silza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carmen Silza dijo...

A la tercera la vencida eso espero,estoy fuera de casa con el móvil. ..Ámbar es genial esta carta,seguro que cuando el miedo la lea se transformará en valor y coraje.Qué disfrutes el fin de semana.Un abrazo.

Carmen Silza dijo...

A la tercera la vencida eso espero,estoy fuera de casa con el móvil. ..Ámbar es genial esta carta,seguro que cuando el miedo la lea se transformará en valor y coraje.Qué disfrutes el fin de semana.Un abrazo.

Dulce dijo...

Al miedo no hay que dirigirle la palabra, solo hay que ignorarlo.

Besos dulces y dulce fin de semana.

Sindel Avefénix dijo...

El miedo nos paraliza, no congela las sensaciones y nos hace resignar a vivir con él, pero siempre llega el momento en que podemos enfrentarlo y liberarnos de sus garras para comenzar a volar.
Un abrazo.

Ilesin dijo...

A veces la mejor arma para vencerlo es enfrentarse a el directamente y expresando todas esas cosas que nos genera, para darnos cuenta que quizás no es tan fuerte como pensábamos.
besos

Ester dijo...

Le has dejado las cosas muy claras, no creo que se atreva a volver a molestarte. Saltibrincos